lunes, 7 de enero de 2013

Lluvia – Esteban Moscarda

Lluvia,
luego el río
de tus ojos persas
de gato persa.

El sol se ha olvidado
su saco brillante
sobre la cama de la luna.
Allá en oriente
donde los perfumes
fuman habanos,
comen corderos de plata,
beben el vino de la aurora.
Lluvia,
luego el pozo que cava
mi alma derrotada.