lunes, 28 de enero de 2013

Una pistola y yo — Tori Amos


5 a.m.
Viernes por la mañana
Jueves por la noche
Sin dormir
Todavía estoy despierta y conduciendo
No puedo ir a casa
Obviamente
Sólo voy a cambiar de dirección
Porque ellos sabrán pronto dónde vivo
Y quiero vivir
Tengo el tanque lleno y algunas patatas fritas

Era yo y una pistola
Y un hombre sobre mi espalda
Y yo canté "santo, santo", mientras él se desabrochaba sus pantalones
Puedes reírte
Del tipo de cosas graciosas que piensas
En momentos como estos
Como que no he visto Barbados
Por lo que debo salir de ésta

Sí, llevaba un ceñido tanga rojo
¿Significa esto que debía abrir las piernas
Para ti, tus amigos y tu padre, señor Ed?

Era yo y una pistola
Y un hombre sobre mi espalda
Pero no he visto Barbados
Por lo que debo salir de ésta

Y sé lo que esto significa
Jesús y yo, salíamos
unos pocos años atrás
y él dijo
"Es su elección, nena. Sólo recuerda:
No creo que estés de vuelta en 3 días
Así que elige bien"
Dime que estaré bien
¿Es mi derecho estar sobre mi estómago
de Fred de Sevilla?

Era yo y una pistola
Y un hombre sobre mi espalda
Pero no he visto Barbados
Por lo que debo salir de ésta

¿Y conoces Carolina
donde las galletas son blandas y dulces?
Estas cosas pasan por tu cabeza
Cuando hay un hombre sobre tu espalda
Y eres empujada sobre tu estómago
No es un Cadillac clásico

Era yo y una pistola
Y un hombre sobre mi espalda
Pero no he visto Barbados
Por lo que debo salir de ésta

No he visto Barbados
Por lo que debo salir de ésta...


*En 1985, Tori Amos,  después de tocar una noche en un bar, dejó subir a un cliente regular del establecimiento a su coche para llevarlo a casa. Este extraño fue quien minutos más tarde la amenazó de muerte si no satisfacía sus necesidades sexuales. Aquella dura experiencia la describiría más tarde en su canción Me and a Gun, donde narra su propia violación sexual que ocurrió cuando tenía 21 años.