domingo, 17 de agosto de 2014

Mundo escondite — Cristian Cano


Te llamo y te hablo
No paro de hablarte
Y te levantás dormida
Y no querés escuchar,
Pero te digo que es un poco
Como suicidarme a cada rato.
Tirás la ropa al piso y vas
Como con los ojos cerrados
¡Te grito descangayada!
Y otra vez el mechón negro en la cara
Me estampás una cachetada
Ahora, el orden dentro del desorden
Es como fusilarse feliz.