domingo, 6 de febrero de 2011

La lluvia - Nanim Rekacz

El primer día fue fresco,
la llovizna asentó el polvo de meses de sequía
y los pulmones se hinchaban
oliendo la tierra que abría
sus entrañas.

El segundo día fue el fastidio
de la ropa húmeda,
los pies mojados,
la calle intransitable y el ruido
de las gotas en las chapas.

El tercer día la tristeza
le ganó la partida.
Aislado entre paredes,
incomunicado con el mundo,
la extrañó como nunca
a pesar de jamás haberla poseído.

Al cuarto tuvo miedo.
La calle era un río
de barro tumultuoso
arrastrando objetos,
cadáveres
y todas las culpas de los otros.

Al quinto día el hambre
se sentó a la mesa
y en la oscuridad absoluta de la noche
tropezó con memorias
y descuidos.

Al sexto día llovía
y él lloraba.
Lloraba con un llanto de tormenta.
Lloraba con gritos como truenos.
Lloraba sin testimoniales cámaras.
Lloraba diluvios.

Al séptimo día,
cansado de la espera del socorro
abrió la puerta,
miró hacia arriba la lluvia inclaudicable.
Se hundió en el fango
y fue a ayudar a su vecina.
La sin nombre, la de al lado.

La octava noche
los encontró durmiendo en un abrazo
sobre un lecho de techo,
bajo un techo de cielo.
Sudores y lluvias y llantos refundidos.

Extraído de: http://nanimr.blogspot.com/

5 comentarios:

Javi dijo...

Impresionante, Nanim. Me gustó mucho.

chely dijo...

Avatares de la naturaleza .
Excelente

María del Pilar dijo...

Me gustó mucho.

El Titán dijo...

che, espectacular, muy lindas imágenes (me llegaron todas) y muy buen final...

Nanim dijo...

Gracias Chely, María y Titán.
Un abrazo (tres abrazos)