lunes, 28 de junio de 2010

Segundo proyecto espantoso - Héctor Ranea

Alguien deberá aprender
A distinguir los fantasmas futuros
que seremos
al aprovechar toda la vida
para no morir

La vela de la nave en que viajamos
locos o no
no remonta el viento sin la sabiduría
del navegante
ni en las aves de presa
podría haber malicia
o en tu corazón olvido

En esta nave todos reman
hacia el tiempo
a encontrar los fantasmas
a estrenar teorías
a destronar poemas con nuevos poemas
con ese mismo
fuego
impenetrable que nada puede ya quemar
sino a sí mismo

Tomado de: Proyectos espantosos (2005)

3 comentarios:

LABERINTO ALADO dijo...

Un poema esencial... Gracias Héctor...

Angélica.

Javi dijo...

Totalmente de acuerdo con la afirmación de Laberinto.
Enhorabuena, maestro.

Ogui dijo...

¡Gracias! Tanto no se lo merece...