lunes, 4 de agosto de 2014

¿Quién eres tú? — Carlota Gauna

Quién eres tú que no necesitas ni siquiera tocarme
pues con sólo mirarme me traspasas el alma
y me entregas tu calma en tu lenta sonrisa
cuando cierro los ojos sintiendo tu presencia
cual un ángel que vela mi conciencia.
Quién eres tú que con sólo acercarte
logras que recupere mis perdidos espacios,
me acaricias por fuera, me transformas por dentro
y siento que me quema el fuego de tus labios.
Quién eres tú que has logrado salvarme
del abismo insondable de mi antaño quebranto.
Te bastó con mirarme para saber mi historia
y de allí en adelante me ofreciste la gloria.
Quién eres tú que una noche de estrellas
tocaste a mi puerta e invadiste mi casa.
Me cubriste de flores, ¿cuál de todas más bella?
y ya no hubo rincones para inmolar querellas.
He nacido esa noche y a tus brazos asida
ya no hay nada que estorbe este amor que me abraza.
Se ha quedado conmigo, ha anidado en mi pecho,
restaurando por siempre tantos sueños deshechos.