jueves, 22 de noviembre de 2012

Sin atardeceres ni madrugadas – Guillermo Vidal

Si te revelo el nombre de mi noche,
luego voy a tener que matarte
y para que no me expulsen del infierno,
esconder tu cadáver.
La luz está condenada al cielo.

Sobre el autor:
http://biosdelosblogsh.blogspot.com.ar/search/label/Guillermo%20Vidal