lunes, 12 de noviembre de 2012

Cruzada de niños - Carlos Barbarito



A Marcelo Bordese, por la conversación de la que nació este poema.



Nada varía el viento que hoy sopla
desde un fondo tatuado de gritos
hasta este lugar donde dormimos o creemos estar despiertos.
¿Quiénes gritan si no tienen ya lenguas ni gargantas
y son sólo polvo anónimo
en remotas tierras a orillas de remotos mares?
Son niños. Criaturas con gorros de cuero,
perdidas en la bruma, con espadas de madera, de lata.
¿A qué dios con rostro de cordero
o perro, a qué supuesto paraíso
sin ángel envuelto en llamas a la entrada,
se encomiendan, apretados uno contra otros,
al sol quemante o en la lluvia,
hechos prisioneros en oscuras bodegas,
en barcos que navegan quién sabe hacia dónde,
atados a lomos de caballos que galopan
bajo constelaciones que no reconocen?

El Autor: Carlos Barbarito