sábado, 27 de agosto de 2011

Y el hombre – Esteban Moscarda

Y el hombre despertó.
Y fue bueno.
Pero la luz de serpientes,
De manzanas grandilocuentes,
De dioses enterrados
En ese otro que se cree dios,
Lo hicieron sentarse en el pasto,
Empuñar el tuétano maldito,
Construir ruedas de roca,
Levantar delirios de calles,
Amasar el bronce, el hierro, el titanio,
Adorar la guerra,
Amar la mugre, la luz en ventana,
La luz naftalina, la luz violeta y ultra.
Y fue malo.
Y solo buscó
La oscuridad
Que está más allá
Del arco iris.

5 comentarios:

Ada Inés dijo...

Un buen poema; la realidad no es mala sólo que, para mí, casi no tiene remedio.
Los poetas sigamos soñando.

Alejandra Cardozo dijo...

Bravoooo!!!

Intenso Fragancias dijo...

Muy bueno che! :), te saluda el noctambulo ja.

El Titán dijo...

Gracias gente, gracias por leer y por comentar...

Javier López dijo...

Sí señor, contundente.