sábado, 9 de abril de 2011

Cena - Esteban Moscarda

Cenar

las letras

del teclado

con un guiso de sahumerio

importado de otro mar

de otro cielo de dioses rojos

y hadas muertas,

asesinadas por la mugre de las calles

y de los árboles que odian.

De postre,

un vino con sabor a música

y a partículas elementales

y a perros de luna

y a gatos de sol

y a ferias donde se aburren

los soñadores.

3 comentarios:

María del Pilar dijo...

Muy bueno!

Javi dijo...

Si yo fuera una chica, no sabría si aceptar que me invitaras a cenar :-P
Excelente, Esteban. Se deja leer con mucho agrado.

El Titán dijo...

gracias, muchas gracias queridos amigos...