miércoles, 27 de abril de 2011

Callar - Claudia Elisabet Sastre

callar no es consentir
callar es tragar para adentro
por respeto a lo que hay que respetar.
He sentido el aleteo
del ángel misterioso,
que al rozarme me cambió
para siempre
por eso callo
por respeto al dolor que conozco
por respeto a lo que se respeta
en silencio
pero en absoluto es consentir
ni pretender entender todo
ni consensuar todo
callar para adentro
para debatir con el ángel
callar porque el espejo
me ha devuelto mi imagen extrañada
ahora tengo marcas en el cuerpo
que han hecho visibles
lo que ya sabía yo
ahora saben los demás
con solo contemplarme.
Callo porque no se ladrar.
Por eso callo
callo y no consiento.


Sábado 30 de octubre de 2010

2 comentarios:

Andri Alba dijo...

Tremendo y contundente el callar. Yo soy de hablar, aunque suene personal decirlo. Lo siento, pero a veces, como el silencio, es inevitable no llevar algunos posts a planos personales. No por eso se debe hacer un drama en este espacio.

Un saludo cordial y me gustó venir a este blog.

Javi dijo...

Qué bueno. "Callo porque no sé ladrar"... sin palabras.
Excelente, Claudia.