sábado, 6 de septiembre de 2014

Pretextos para inventar a Liliana - Gustavo Silva

Liliana tiene
las seis de la tarde
en su bufanda roja
un agujero en la media
y la boca pintada
de un rojo mareo aéreo
como la negra sangre
parecida
casi idéntica
pero no tan oscura
como la madrugada de hoy
Liliana tiene
los ilíacos marcados
y una desnudez que no será
nunca mía
y mil centellas
y un rayo en dentellada
bajo su almohada
con el que me arrancaría
los ojos
si supiera
que desde la otra mueca de la ciudad
un olvido se volvió mirada
una alegría miseria
y lo demás no importa mucho
Siempre queda el humo
de un cigarrillo
que la dibuja yéndose,
siempre hay un atajo
para perderme en su nombre
siempre hay una mujer
o el pretexto de una Liliana
para irme antes de las siete de la tarde
morado y frío
como quien cuelga un presente
ausente y sin recuerdos
al extremo y del extremo
de una bufanda roja.