martes, 3 de diciembre de 2013

(DE)FORMACIÓN PROFESIONAL - Salomé Guadalupe Ingelmo


Puntos sobre las íes pongo
y punto por punto rebato.

Si punto y aparte o punto y seguido
escribo,
un nuevo periodo abro.
Puente sobre el precipicio tiendo
o quizá salto en el vacío.
¿Navego hacia la lucidez
o zozobro en el desvarío?

Aparte o seguido,
un punto es siempre un punto:
respiro.
Podría ser insalvable el obstáculo;
sencillamente confío.

Sobre los empedrados puntos suspensivos aún salto
con entusiasmo fingido,
Dorothy sin perrito que me ladre.
Quizá al final del sendero, los dos puntos que ansío.