lunes, 14 de octubre de 2013

Poesía rota - María Ofelia Ceballos


Dejo mi antigua piel, me desdoblo;
investigo
los intersticios de la magia.
Las ideas me desbordan,
me eternizo
en la búsqueda,
todavía más allá de la palabra.
De pronto,
se me ahuyenta el duende,
se rompe el equilibrio,
me comporto
como salvaje animal acorralado,
me bifurco en el poema.

Y la mortal raíz de la razón,
hecha jirones,
aflora en tontería liberada.