sábado, 22 de junio de 2013

Catarsis IX (1998) - Antonio J. Cruz

Sol de siesta

trepando paredes vidriadas

inútil interposición

entre ardientes manos enlazadas.



Sol de siesta, brillante.

Me miré en el espejo de tus ojos

y les pedí un poema

a tus pupilas desorbitadas.



¿Sobre qué?

Sobre las nubes,

escuché mi voz que te decía.



Las nubes surcaron el espacio poético

y tuvimos nuestro poema,

navegando el cielo de la vida

en un esperanzado velo blanco.



Ahogamos de sueños la metáfora escrita,

le impusimos el eje al futuro anhelado

y desde las vibraciones de la sangre

trastocamos en signos lo que la mente dictaba.



Se asfixiaron los versos

con el trino de los pájaros,

con las campanas de los campanarios,

anunciando impetuosos

que un nuevo tiempo ha llegado.



Catarsis (1998)