sábado, 4 de septiembre de 2010

Era la quietud - Antonio Cruz

VIII

Era la quietud.
Bajo el cielo incendiado
el aire herido de silencio.
Agonizaba el día en los esteros
y la callada melodía
del crepúsculo
era el preludio del naufragio
total,
definitivo,
nuestro.

Poemas de “ASHPA SÚMAJ” (2003)

2 comentarios:

Ogui dijo...

Bellísimo y triste, Antonio! En una pincelada de Turner en lugar del mar, en los llanos y esteros, una fogata en el Cosmos precede a otra más terrena.

Antonio dijo...

Ogui: Gracias por tus palabras. Y la verdad que sí. Muchas veces la poesía es triste.