miércoles, 7 de octubre de 2009

Cuatro - Daniel Frini

... Y entonces soñé que en esa guerra
de caras pintadas de inocencia,
de botas en el barro como perlas
y noches entre sábanas-trincheras;
camuflado con betunes de ternura,
mi fusil iba cargado de tequieros,
y balas de fogueo que eran besos.
Y no existía el sol,
ni había cielos.

La hipótesis de guerra era
quererte,
y el campo de batalla nuestro cuerpo.
Las armas:
nuestras manos, las caricias.
Y el horror lo ponían tus silencios.

Y soñé que quería conquistarte
(el héroe del día era mi empeño).
Buscando superar tus barricadas
moría a cada intento en el intento,
perdía en cada avance mi universo,
sentía en cada sangre nuestro miedo.

Soñé que imponerte mis banderas,
asaltarte, invadirte,
era posible.
Soñé que era posible que cayeras.
La pólvora en el aire era una hoguera.
Las bombas estallaban en gemidos,
Soñé que se borraban tus fronteras.
Nuestra cama era asolada con napalm.
La guerra te la hacía en pié
de guerra
El amor te lo hacía en pié
de paz.

de "Poemas de Adriana"