domingo, 12 de mayo de 2013

A llorar a la iglesia – Guillermo Vidal


Bajo la cúpula,
bella,
perfecta,
y vacía,
dejé que sus lagrimas fluyeran,
sin abrazos,
sin calor.
Murió la angustia sobre la piedra fría.